miércoles, 10 de diciembre de 2008

Por qué no es científico el darwinismo

Foucault estableció una distinción entre "fundar una ciencia", por ejemplo la física moderna, y establecer un discurso, por ejemplo, el marxismo o el psicoanálisis freudiano. En el primero de los casos el sujeto del discurso es suprimido y sustituido por una economía de signos independientes. Cada científico modifica y enriquece el saber, y queda reducido a un plano secundario frente a la constitución de ese saber universal. Los escritos del fundador de una ciencia son parte de esa ciencia, su lugar está determinado por la ciencia misma, y su relectura no altera en nada lo conquistado por ella como saber objetivo.
Todo lo contrario ocurre con la fundación de una nueva discursividad. En este caso, la palabra del fundador queda fuera de la historia de ese saber, es un lugar de verdad al cual debe retornarse cada tanto, y cada retorno modifica el discurso al rescatarse aspectos de su discurso que habían pasado desapercibidos. Ese discurso funda el saber y lo determina, y ese modo de discurrir no puede desprenderse de aquel sujeto que lo fundó.
Esto que para Foucault ocurre con el discurso de Marx y el de Freud, puede aplicarse igualmente a cualquier filosofía. Cada filosofía es el discurso de aquél que la fundó.
Lo curioso es que lo mismo exactamente puede decirse del darwinismo, al punto de que la última gran obra de Gould se presenta como un retorno a Darwin que lee los aspectos que habían sido dejados de lado por lecturas anteriores.
Podría haber habido física moderna sin Galileo y sin Newton, pero no podría haber habido darwinismo sin Darwin (habría tal vez "wallaceismo", sin el ascendente social que le otorgara esa adhesión que hizo del darwinismo un fenómeno de creación de un discurso específico).
Es por eso que podemos afirmar que la genética, que prescindió de Mendel mucho tiempo, y que podría haber prescindido de Watson y Crick, es una teoría científica, mientras que la teoría de la evolución es un discurso filosófico.
Copyright Daniel Omar Stchigel. Derechos reservados.

4 comentarios:

Pablo Moro dijo...

Está en al abc de la Filosofía que una teoría no es una ciencia, la ciencia es la Genética, la Biología, la Antropología, según el caso. La teoría de Darwin es una teoría científica. El título de este artículo no es exacto y es capcioso, y no suprime a Darwin del campo de la ciencia. Pablo Moro (pianista)

DOS, MEG dijo...

Estimado Pablo:
La "teoría de Darwin" está formada por un conjunto antrelazado de explicaciones acerca de cómo han surgido y se han transformado las especies vivientes a lo largo de la historia. Ese conjunto de teorías ha sido considerado por los propios darwinistas como el fundamento de la Biología, y no como una teoría más entre otras. Ahora bien, cada una de estas "teorías" tienen implicaciones fácticas que no se cumplen. Por ejemplo, supone que debe haber en el registro fósil una continuidad de variedades intermedias entre dos especies emparentadas. Darwin dio una explicación del hecho de que no se encuentra tal continuidad basado en la parcialidad de ese registro. Esta explicación es incontrastable por medios alternativos, con lo cual, parafraseando a Hempel, constituye una hipótesis ad hoc, es decir, hecha para salvar la teoría. Se ha aceptado a falta de una teoría mejor. Pero el lenguaje del evolucionismo se ha convertido en un discurso universal que se aplica a todo dominio que posea una historia, incluyendo la historia humana, la historia de las religiones, la historia de la ciencia y de la filosofía, e incluso se ha hablado de la evolución del universo, todo en nombre de una extensión universal del darwinismo, lo cual lo convierte en una modalidad de discurso, como dice Foucault, y no ya en una teoría científica, como pretendió Darwin originalmente. Al explicar toda historia, la teoría de Darwin se vuelve filosofía, y deja de ser una teoría científica. Ya no nos dice que hay cosas que pueden pasar y cosas que no pueden pasar (toda ley científica establece restricciones), sino que puede explicar cualquier cosa que de hecho pase (como dice Popper, es irrefutable).
Daniel

Anónimo dijo...

Si bien es cierto que muchos biólogos y personas en general consideran que las teorías de Darwin son el fundamento de la biología, considero que la esencia de las ideas de Darwin no eran ser un fundamento en sí de una ciencia, él trató de conceptualizar el mundo que vio bajo su lupa. Sin duda, no hemos comprendido un par de cosas, como el hecho de que el vivió en una época diferente, carente de muchas tecnologías, y que basó gran parte de lo que ha escrito en otros discursos de la época.

Sus teorías son a fin de cuentas, un simple discurso filosófico que en la nueva era biológica, se está enfrentando a una crisis existencial, se debe dejar en claro a los estudiantes de ciencias que lo que ha dicho Darwin no es más que un punto de vista que fue planteado bajo sus ideales, no puede seguir teniendo aplicación general como se pretende aún en muchas universidades.

Lucia

DOS, MEG dijo...

Estoy de acuerdo con tu comentario. Lo que ocurre es que siempre se presenta como alternativa "Dios o Darwin", y eso no nos parece correcto, por eso insistimos en nuestro blog como un medio educativo. Hay verdades, pero no Una Verdad en sentido absoluto.
Daniel