miércoles, 9 de abril de 2008

Física y Biología: una relación difícil

Un artículo del físico Lord Kelvin amargó los últimos días de la vida de Darwin. En él planteaba que, si la Tierra había comenzado siendo un globo incandescente de piedra líquida, calculando el ritmo de su enfriamiento progresivo en el espacio vacío, debía tener unos treinta millones de años. La honestidad intelectual de Darwin lo llevó a aceptar mecanismos aceleradores para la evolución, como la herencia de caracteres adquiridos (armando para ello una teoría de la herencia que sería más tarde desechada), pero nunca quedó del todo satisfecho. Para que la evolución fuera creíble, necesitaba lentitud. Necesitaba que las pequeñas variedades se volvieran, después de millones de años, razas y especies verdaderas. Murió sin saber que un día la física cambiaría, y que la teoría atómica iba a fijar fechas más largas, más acordes con su idea.
Hoy en día la teoría acerca del origen de la vida se encuentra en similares aprietos. Las condiciones que postula esa misma teoría atómica para la formación del sistema solar a partir del estallido de una supernova, antes de la condensación de la nebulosa postulada por Kant y Laplace, nos aleja mucho del lago apacible de temperatura templada y cargado de macromoléculas que postularan los darwinianos como matraz ideal para la alquimia de la generación de vida a partir de materia orgánica inerte.
¿Quién cederá en el combate? ¿Debería la física acomodar sus hipótesis cosmogónicas a la posibilidad de surgimiento de la vida sobre la Tierra? ¿O debe la Biología hacer malabarismos conceptuales para probar que el período que va de la formación de la Tierra a la aparición de las primeras bacterias era, de todos modos, favorable a la formación y a la conservación de los procesos metabólicos y replicativos que, juntos o por separado, iban a dar lugar a la formación de esas bacterias? ¿Deberá la Biología aceptar que esas bacterias vinieron de otro lado, que la vida empezó en el espacio y fue sembrada en la Tierra, como postula la panspermia? ¿O tal vez, como hace la Teoría de la Complejidad, probar que en situaciones fuera del equilibrio termodinámico los procesos vivientes son algo "de lo más natural"?
Copyright Daniel Omar Stchigel. Derechos reservados.

6 comentarios:

J.M.Hernández dijo...

Solo un pequeño apunte: la biología evolutiva (y por lo tanto la evolución) no se ocupa del origen de la vida.

Difícilmente los "darwinianos" como usted dice postulan ningún lago ni ninguna "generación espontánea".

Otra confusión que podría empezar a enmendar, es identificar el origen de la vida, sea cual fuere, con la teoría de la generación espontánea, algo muy diferente y totalmente rechazado como inválido.

Saludos.

DOS, MEG dijo...

Darwin mismo, en un artículo que publicó después del fallecimiento de su mujer, que, como usted sabe, era una cristiana muy creyente, se refiere a ese lago de aguas cálidas en el que debió generarse la vida.
En cuanto a la generación espontánea, la he tomado como sinónimo de "generación de la vida a partir de materia inerte sin intervención de fuerzas sobrenaturales", no como "generación espontánea de larvas demoscas a partir de la materia orgánica en descomposición". La idea de que la vida empezó a ser alguna vez, es la idea de una generación espontánea, por ejemplo, en "Historia de la creción de los seres organizados" de Haeckel, un darwiniano que pensaba que las moneras eran saquitos de sustancias orgánicas que podían estar surgiendo por generación espontánea en el fondo profundo de los mares, y que seguramente se formaron por generación espontánea dando comienzo a la vida hace millones de años. Así que la confusión entre origen de la vida y generación espontánea es de los darwinianos como Haeckel, no mía. Que Pasteur demostró que no había generación espontánea de microorganismos en una sopa que estuviera mucho tiempo expuesta al aire, es otra cuestión.

J.M.Hernández dijo...

No, en absoluto. En los tiempos de Haeckel se consideraba la generación espontánea, ahora no.

Si yo dijera que los cristianos piensan que las brujas están poseidas por el demonio y deben ser quemadas en la hoguera, no podría argumentar "aaaah, lo dijo Torquemada", la equivocación no es mía, sino de Torquemada!

No hombre, no. La definición que aporta al principio del comentario es válida. Úsela, pero no confunda insinuando que HOY los darwinistas creen en la generación espontánea.

Es lo que le decía del título de otro post: se pueden utilizar los términos no incorrectos del todo y confundir el mensaje ;-)

DOS, MEG dijo...

¿Y por qué los biólogos ya no hablan en términos de generación espontánea? ¿Es porque no suena bien? ¿Es porque no resulta políticamente correcto? Si prefiere uso la palabra "anagénesis", que la gente en general desconoce. De esa manera hacemos en un lenguaje más oscuro, para que el vulgo no opine de estas cosas sagradas, digo, científicas.

J.M.Hernández dijo...

Se debió perder mi respuesta a ésto en el ciberespacio, así que la repito:

Permítame decirle, sin ánimo de faltarle al respeto, que su comentario es pelín demagógico.

El término "generación espontánea" no se utiliza porque se refiere a una teoría descartada sobre la aparición contínua de seres vivos a partir de materia inanimada (ratones del polvo, larvas de mosca de la carne putrefacta), no al origen de la vida en la Tierra. Es un término INCORRECTO para referirnos al origen de la vida, por lo que emplearlo para este fin es una confusión, cuando no una manipulación, para tratar de conseguir que "la gente" piense "mira que burros los biólogos, que siguen diciendo que los ratones surgen del polvo".

A la gente, como usted dice, lo que hay que hacer es no tratarla como idiotas. Educar, y no "descender a un lenguaje vulgar que pueda entender el vulgo, inculto y desinformado".

No se trata de emplear un lenguaje más oscuro, sino de no engañar o, al menos, de no confundir. ¿Llamaría usted a un tribunal eclesiástico "inquisición" porque lo entiende mejor la gente de la calle? ¿Debieron llamar, en los años cincuenta "aviones gordos" a los cohetes espaciales, porque la gente sabía lo que era un avión y no lo que era un cohete? ¿Llamamos "esencia de la vida y de la muerte" al ADN porque la "gente" no sabe que es un ácido nucleico? ¿o mejor, enseñamos lo que es cada cosa?

Yo opto por enseñar. La educación es la base de la libertad, porque permite a "la gente" conocer y elegir, en lugar de simplemente creer ciegamente.

El oscurantismo viene de hacer todo lo contrario, de considerar que "el vulgo" es inculto y hace falta emplear parábolas para explicarles las cosas.

Yo como "gente y vulgo" que soy, prefiero que me enseñen que es un índice Down-Jones antes de que me digan "es una formulita para calcular lo que te va a subir la hipoteca". Lo entenderé a la primera, pero es mentira.

En lugar de emplear términos incorrectos o contar historias para niños, eduquemos.

DOS, MEG dijo...

Su comentario no se perdió, lo borré porque me ofendía en mi labor de divulgador. Usted es el que subestima a la gente, porque cree que todos piensan que generación espontánea es formación de ratas a partir del maíz o cosas por el estilo, porque eso lo leyó usted en algún libro de texto del siglo pasado. "Espontáneo" quiere decir "sin intervención de factores externos a la materia misma de la cual surge". "Generación" es origen. Así que, queda aclarado: cuando hablé de la alquimia de la generación espontánea hice una metáfora que se refiere a la idea de que la vida surgió sola, sin intervención de fuerzas sobrenaturales. y SI ALGUIEN NO LO ENTENDIÓ ASÍ, mil disculpas.