sábado, 15 de marzo de 2008

Piensa mal y no te equivocarás.

A menudo, abro libros de consulta de biología molecular en el capítulo referido a la replicación del ADN, una etapa del ciclo celular especialmente fascinante, y me encuentro con un entretenido relato de cómo un nutrido grupo de enzimas y de proteínas se ponen de acuerdo para llevar a cabo la titánica tarea de hacer una copia fiel de toda la información genética del núcleo de una de nuestras células (de todos y cada uno de los miles de millones de pares de bases de ADN de las 46 moléculas de ADN) en menos de una hora y casi sin cometer errores. Es más, el texto suele venir acompañado de coloridos esquemas que ilustran el proceso: el reconocido modelo de la replicación bidireccional y discontinua. Todo parece estar muy claro: en un determinado sitio las cadenas del ADN se abren en una burbuja y la replicación se encamina en ambas direcciones, abriendo progresivamente la burbuja. Una de las cadenas del ADN se copia en una hebra hija continua, y la otra lo hace en fragmentos que luego se unen. La maquinaria de replicación - nos cuentan- es como una "máquina de coser" a través de la cual una de las hebras a ser copiadas pasa en una dirección y la otra en la dirección opuesta.
Pero hace un tiempo cayó en mis manos un excelente libro en el cual su autor, R. Weaver, decidió rescatar los resultados de los trabajos originales en el tema. Allí se describen una serie de experimentos de las décadas de los 70 y 80 del siglo pasado, realizados por Huberman y Tsei y por R. Okasaki, cuyos resultados, a decir del autor, "concuerdan" con un modelo de replicación bidireccional y discontinua que ellos ya tenían en mente. ¿Entonces el modelo había sido elaborado de antemano y simplemente esos experimentos no lo desmentían? ¿Y qué pasaría si, procediendo a la inversa, uno pudiera hoy en día construir un modelo alternativo que también diera cuenta de todos los resultados experimentales?
¡Y adónde llegó mi desilusión cuando noté que buena parte de la evidencia experimental del mecanismo que atribuimos a la replicación del ADN nuclear de nuestras células proviene de la replicación de ADN de virus mientras infectan bacterias!
Pensar que yo, hace muchos años, creía que los experimentos científicos nos llevaban gradualmente a ir desentrañando la realidad, una realidad siempre indiscutible y susceptible de ser conocida en detalle. Ahora, al leer las descripciones de modelos que son expuestos como verdades absolutas y universales, recuerdo que mi nona siempre decía: "piensa mal y no te equivocarás".
Copyright Mirta E. Grimaldi. Derechos reservados.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

si bien es verdad que muchas veces los resultados "son forzados" por diversos motivos que creo siempre terminan en qu ehay que conseguir dinero para seguir las investigaciones, si una toma tal vez el descrubrimiento de la penicilina por Flemming, el buen uso de la ciencia ha permitido el mejoramiento de la calidad de vidad. Esto se evidencia entre otras cosas por que la esperanza de vida paso a ser de 50 anos a principios del Siglo XX a 80 en algunos paises desarrollados en la actualidad. Si bien es verdad que queda mucho por hacer en hacer a la ciencia igualitaria.

Saludos

Francisco

DOS, MEG dijo...

De más está decir que en ningún momento nosotros negamos la enorme importancia de los avances de la ciencia biomédica para la salud humana. Lo que acá yo pongo en tela de juicio es que los "modelos" que se aceptan y se dan por completamente "reales", lo sean de veras en todos sus detalles. Siguiendo con el ejemplo de la replicación, el simple conocimiento de que las girasas son esenciales en el proceso de replicación del ADN bacteriano condujo a desarrollar un grupo de antibióticos que inhiben estas enzimas y de esta manera nos sirven para combatir ciertas bacterias. Y para este desarrollo tan importante no hizo falta conocer con lujo de detalles todos los pasos que sigue la maquinaria de replicación.
Mirta

EOP/Biografías dijo...

Hola Daniel, Hola Mirta
Llego a este espacio fascinante en su temática por un comentario en uno de mis blogs, El Ojo Protestante.
Y ya que entablamos una suerte de esbozo de ciberdiálogo, les cuento que soy médico especializado en ciencia forense, así que el tema del ADN es objeto de mi fascinación, de mi estudo y de mi trabajo, ocasionalmente pericial.
En relación con la idea central de este post, estoy absolutamente de acuerdo.
Voy a crear un apartado en mi plantilla sobre blogs científicos (Una idea que se me acaba de ocurrir). Y si no tienen objeción, será su página el primer vínculo.
Es habitual que debata sobre historia o religión, pero por diferentes razones, trato de dejar la ciencia fuera de lo laboral.
Pero en fin, la manera en que abordan los temas es clara, aún para el lego, y no por eso deja de ser profundamente reflexiva y orientada a la busqueda de las verdades y certezas (Si las hay o pudieramos conocerlas)
Un abrazo desde Lanús, Buenos Aires
- Dany Dañeiluk

DOS, MEG dijo...

Agradecemos muchísimo tu apoyo y desde ya puedes contar con nuestra página y todo lo que en ella te sea útil. Un abrazo desde capital federal.